lunes, 25 de enero de 2021

El interior de nuestro cuerpo, la tierra y el universo

Ahora que estamos viviendo una pandemia historica a nivel mundial (covid-19) la cual se esta acabando con la vida de millones de personas, a nivel mundial, de forma directa o indirecta. He visto de cerca el sufrimiento de personas que han perdido familiares o amigos y este tema es algo que debe tomarse muy en serio; pues si uno tiene la mala suerte de estar en la minoria de personas que sufren toda la fuerza del virus; entonces se pueden morir antes de tiempo.

Por otro lado, este tema que nos presenta a la muerte tan cerca y de forma mundial, nos hace volver a reflexionar sobre la vida humana, nuestro cuerpo y que pasa despues de la muerte.

Repasando algunos detalles recientes de nuestro cuerpo podemos apreciar las conexiones que tenemos entre nosotros, con nuestro planeta tierra y con el universo del cual somos una infinitesimal parte.

Veamos algunos nuevos conceptos que la ciencia actual nos esta mostrando y que por ello lo inteligente, sensato o logico seria que los humanos vivieramos en armonia; aunque ello actualmente se mantiene como una utopia:

Estamos todos conectados el uno con el otro biológicamente, a la tierra químicamente y al resto del universo atómicamente.

Dentro de nuestro cuerpo tenemos particulas microscopicas donde el electrón es el mas conocido. (*)

Composición atómica.
Pie de foto,

Los electrones giran alrededor del átomo y determinan su comportamiento químico.

El flujo de electrones crea corrientes eléctricas. La cantidad y distribución de electrones alrededor del exterior del átomo determinan cómo se comportan químicamente.

Los electrones son pequeños. Miles de millones de electrones pesan un kilogramo.

Sabemos de ellos desde finales de 1890. Pero los nombres de las otras partículas que te componen, quarks y gluones, no entraron en el vocabulario hasta 1960.

Quizás te preguntes qué hay de los neutrones y protones. Son partículas familiares que forman el núcleo central del átomo, pero también tienen subcomponentes.

Cada protón está hecho de dos quarks positivos y dos negativos, sostenidos por un flujo de gluones. Cada neutrón contiene un quark positivo y otro negativo, también vinculado a gluones.

Por una parte, hay que anotar que hay un componente muy importante que se queda fuera del análisis: la nada.

De lejos, el mayor constituyente de ti es la nada, el vacío. No hablo en un sentido nihilista de la oscuridad, sino de una evaluación realista de tu composición.

Figura humana de humo.
Pie de foto,

La mayor parte de nuestro cuerpo es la nada, el vacío.

Acerquemos la vista al átomo más simple en tu cuerpo, el átomo de hidrógeno. Si podemos visualizar lo que ocurre a escala submicroscópica, en algún lugar del centro de este átomo estaría un protón hecho de quarks y gluones.

Alrededor, estaría electrón. Entre medias, grandes cantidades de nada. El átomo de hidrógeno es un 99,9999999999996% de espacio vacío.

Una forma de verlo es imaginando que el átomo tiene el tamaño de la Tierra. El núcleo serían unos 200 metros de diámetro y el resto sería todo espacio vacío.

Tus componentes químicos

Por el momento hemos analizado el punto de vista físico. Para muchos, la forma más común de analizar tu cuerpo es a través de los elementos químicos.

Esto aumenta el número de componentes básicos a más de cuatro partículas, pero teniendo en cuenta que la cifra de átomos en un cuerpo de 70 kilogramos son 7.000 cuatrillones (se escribe un 7 seguido de 27 ceros), sigue siendo bastante simple que podemos contar el 99,95% de tu peso corporal con solo siete elementos.

Quizás hayas escuchado que la mayor parte de nuestro cuerpo es agua. Puede parecer poco probable dado lo sólido que se siente nuestro cuerpo, pero la mayor parte de ti está hecha de células llenas de agua.

Hay suficiente estructura para que sea poco probable que te deslices por el desagüe, pero tienes mucha agua. Alrededor del 60 por ciento de tu cuerpo es agua, incluso los huesos son aproximadamente un 30% agua.

Dos esqueletos sentados en la playa.
Pie de foto,

Los huesos tienen un 30% de agua en su composición.

Sabiendo que el agua está formada por hidrógeno y oxígeno (H2O), parece claro apuntar que los elementos más presentes en el cuerpo son el hidrógeno y el oxígeno.

Pero también hay mucho del más versátil de los átomos, el carbono. Toda la vida que conocemos incorpora agua y se basa en estructuras de carbono.

Como los átomos de carbonos pesan 12 veces más que los de hidrógeno, el carbono se sitúa como segundo elemento por peso detrás del oxígeno.

La cosa quedaría así: tenemos 65% de oxígeno, 18% de carbono y 10,2% de hidrógeno.

Si añadimos una pequeña cantidad de nitrógeno (3,1%), una pizca de calcio para esos huesos (1,6%), 1,2% de fósforo, 0,25% de potasio y sulfuro y porcentajes más ínfimos de sodio, magnesio y cloro, ya llegamos al 99,95%.

¿Cuánto vale tu cuerpo?

Una forma de evaluar lo que llevas dentro es mirando el valor de tus elementos en el mercado libre. No es un cálculo simple, pero una aproximación sería US$160.

Esos estimados varían enormemente. Para comprender por qué, hay que considerar el oxígeno y el hidrógeno.

La estimación anterior utilizó un costo por kilogramo de US$0,20 para ambos elementos.

Pero el agua cuesta menos que esto: mi última factura de agua tiene un cargo de US$0,17 por kilogramo y no es que sea muy barata.

Bananas.
Pie de foto,

400 bananas equivalen a los gramos de potasio que tiene tu cuerpo.

En total, según esta estimación, el hidrógeno y el oxígeno en tu cuerpo valen alrededor de US$11,40, pero esto se queda muy por debajo dtus 160 gramos de potasio, que cuesta alrededor de US$104, dominando el valor químico de su cuerpo.

Una vez más, si intentamos comprar una cantidad equivalente de potasio, obtendremos precios variados.

Para potasio de calidad de laboratorio, por ejemplo, tendría que pagar unos US$500. Una banana contiene alrededor de 0,4 gramos de potasio. Así que 400 bananas nos darían 160 gramos, lo cual varía mucho de precio. Al menos en Inglaterra costaría cerca de US$68.

Parece claro que nunca encontraremos el valor exacto. Otros estiman que el valor químico del cuerpo puede variar desde US$1 hasta US$2.000.

A gran escala, el hidrógeno dominaría, porque ha sido tasado en US$100 por kilo, basándonos en el combustible de autos,

La historia de la vida del átomo

Cada átomo en ti vino de otra parte. Los átomos de tu cuerpo se reemplazan constantemente en diferentes ritmos. Algunos permanecen horas, otros años. Pero al cabo de 10 años la mayoría ya han sido sustituidos.

Y solo hay dos formas en que entran a tu cuerpo: a través del aire que respiras y de la comida y bebidas que consumes.

Los átomos que llegaron a tu cuerpo vienen del aire, las plantas, los animales y los minerales.

Tierra.
Pie de foto,

En nuestro cuerpo tenemos átomos presentes desde que se formó la Tierra.

Si pudiéramos seguir la trayectoria de un átomo a través de la historia, este habría estado incorporado muchas veces en otros animales y plantas. Hay tantos átomos en tu cuerpo que este seguramente tiene algunos de los que estuvieron en el cuerpo de la celebridad histórica que elijas.

Ten en cuenta que tienes 100.000 veces más átomos que el número total de humanos que ha existido jamás. De hecho, tus átomos han estado en todo tipo de vida, desde árboles al césped, perros e insectos.

Los mismos átomos han estado en los dinosaurios y muchísimos en bacterias. Con la excepción de algunos átomos producidos por la desintegración radioactiva, cada átomo de tu cuerpo existía cuando la Tierra se formó hace 4.500 millones de año.

Pero, si tus átomos ya existían cuando se formó la Tierra, ¿de dónde vienes?

El Sistema Solar se formó a partir de gas y polvo espaciales que, a su vez, solo podrían haber tenido dos fuentes. El primero de ellos es, efectivamente, el Big Bang de hace unos 13.800 millones de años, responsable de la producción de hidrógeno.

El resto de los átomos se produjeron en estrellas, que luego explotaron en vastas convulsiones cósmicas conocidas como supernovas.

Hasta siempre

Carlos Tigre sin Tiempo (Carlos Varela P.)


(*)= https://www.sciencefocus.com/the-human-body/what-is-the-human-body-made-of/

viernes, 26 de junio de 2020

Los agujeros negros deben ser placenteros para astrónomos?

En un reciente articulo del NYT pone de titular que "A Black Hole’s Lunch Provides a Treat for Astronomers" es decir una traduccion equivalente al castellano seria: El almuerzo de un agujero negro ofrece un trato para los astrónomos.(*)

Los científicos han descubierto la estrella de neutrones más pesada conocida, o tal vez el agujero negro más ligero conocido: "De cualquier manera, rompe un récord".

Los astrónomos anunciaron que habían descubierto algo nuevo en la oscuridad: un cadáver estelar demasiado pesado para ser una estrella de neutrones, el remanente de una explosión de supernova, pero no lo suficientemente pesado como para ser un agujero negro.

Lo que alguna vez fue, se fue hace mucho tiempo. Hace unos 780 millones de años, y a 780 millones de años luz de distancia, fue devorado por un agujero negro 23 veces más masivo que el sol. Esa fiesta dejó un agujero negro aún más pesado: una vasta y hambrienta nada con la masa de 25 soles.


(La impresión artística del misterioso objeto cósmico, que pesa alrededor de 2.6 masas solares y se encuentra a 780 millones de años luz de distancia, o lo hizo, hasta que un agujero negro lo consumió)

Las noticias de ese evento llegaron recientemente a la Tierra, en forma de ondas espacio-temporales conocidas como ondas gravitacionales. Estas vibraciones evanescentes se sintieron el 14 de agosto de 2019 por una serie de antenas en Italia y los Estados Unidos llamadas International LIGO-Virgo Collaboration, y los resultados se publicaron el martes (23 junio 2020) en Astrophysical Journal Letters.

Según una teoría que ha sido la columna vertebral de décadas de emoción astrofísica, una estrella puede terminar en uno de los tres estados finales, dependiendo de su masa: una ceniza perpetuamente refrescante conocida como enana blanca; una estrella densa, con la masa de un par de soles comprimidos en una bola de solo 12 millas de ancho, conocida como estrella de neutrones; o un agujero negro, una bestia que Albert Einstein predice a regañadientes que es tan densa que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de su gravedad.

La víctima en esta colisión pesó 2.6 masas solares, según los cálculos de LIGO-Virgo. Eso es más pesado que el límite aceptado de 2.5 soles para una estrella de neutrones. Pero el agujero negro más ligero jamás medido fue de unas cinco masas solares.

Entonces, el objeto misterioso se encuentra directamente en lo que los astrofísicos llaman la "brecha de masa". Los astrónomos se han preguntado durante mucho tiempo qué, si es que hay algo, podría ocupar esta tierra astronómica de nadie.

"Hemos estado esperando décadas para resolver este misterio", dijo en una entrevista Vicky Kalogera de la Northwestern University, uno de los principales autores del artículo. "No sabemos si este objeto es la estrella de neutrones más pesada conocida o el agujero negro más ligero conocido, pero de cualquier manera se rompe un récord".

Ella agregó: "Si es una estrella de neutrones, es una estrella de neutrones emocionante. Si es un agujero negro, es un agujero negro emocionante ".

Desde entonces, LIGO se ha unido en su exploración de la oscuridad por otra antena conocida como Virgo, en Cascina, Italia. La colaboración combinada LIGO-Virgo consiste en unos 2.000 científicos de todo el mundo. La lista alfabética de sus nombres e instituciones ocupa las primeras cinco páginas y media del nuevo documento.

La desconcertante colisión registrada en agosto pasado fue uno de los 56 posibles eventos de ondas gravitacionales, la mayoría de los cuales parecen ser colisiones de agujeros negros, detectados durante la tercera ejecución del observatorio, que fue desde abril de 2019 hasta marzo de 2020, cuando la pandemia de coronavirus cerró la mayoría de las actividades científicas. alrededor del mundo. La colaboración aún está revisando los datos en un esfuerzo por analizarlos y confirmarlos.

El Dr. Kalogera dijo que el evento fue emocionante por varias razones. La relación de las dos masas en colisión fue la más extrema - nueve a uno - de las colisiones de ondas gravitacionales que se han observado hasta ahora. Los astrónomos tienen dificultades para imaginar cómo tales estrellas inigualables podrían unirse en un sistema binario de doble estrella, para empezar.

"Esto es muy difícil de explicar para las teorías de formación", dijo.

La señal, un "chirrido" característico causado por los objetos en colisión que circulan cada vez más rápido a medida que se acercan a su momento de destrucción final, duró aproximadamente 10 segundos. "Debido a la circunstancia favorable de haber observado una señal tan fuerte con masas de componentes bastante diferentes y durante aproximadamente 10 segundos, logramos la medición de onda gravitacional más precisa de un giro de agujero negro hasta la fecha", Alessandra Buonanno, del Instituto Albert Einstein en Potsdam, Alemania, dijo en un comunicado emitido por el instituto.

El giro de un agujero negro lleva información importante sobre el nacimiento y la evolución del agujero negro, señaló el Dr. Buonanno. En este caso, reveló que el agujero negro giraba "bastante lentamente", menos de una décima parte de la velocidad permitida por las restricciones de la teoría de Einstein.



Hasta siempre: Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

(*)= https://www.nytimes.com/2020/06/24/science/black-hole-ligo-gravitational.html?smid=fb-nytscience&smtyp=cur&fbclid=IwAR2vZmA-8XvfT6Ji2wysBu6eJNcXQNvCfrDYfFwWFTe4P0FRk_IFxMkCzgE

domingo, 21 de junio de 2020

La nueva molécula ofrece una esperanza renovada para el tratamiento del dolor, la ansiedad, el estrés y la depresión

Investigadores del Departamento de Infección e Inmunidad del Instituto de Salud de Luxemburgo (LIH) desarrollaron LIH383, una molécula novedosa que se une y bloquea un receptor de opioides previamente desconocido en el cerebro, modulando así los niveles de péptidos opioides producidos en el sistema nervioso central. (SNC) y potenciando sus propiedades analgésicas y antidepresivas naturales. (*)



Los péptidos opioides son proteínas pequeñas que actúan como neuromoduladores al interactuar con cuatro receptores opioides "clásicos" en la superficie de las células del SNC, desempeñando un papel clave en la mediación del alivio del dolor, pero también emociones como la euforia, la ansiedad, el estrés y la depresión. 

La molécula fue desarrollada por el Dr. Andy Chevigné, Jefe de Inmunofarmacología e Interactomía en LIH, y su equipo, basado en su investigación previa que había identificado el receptor atípico de quimiocinas ACKR3 como un receptor opioide novedoso que se une a los opioides naturales y a las trampas. 'ellos, amortiguando así su actividad analgésica y ansiolítica. Estos hallazgos fueron publicados el 19 de junio en la prestigiosa revista internacional Nature Communications, con importantes implicaciones para el desarrollo de una nueva clase de medicamentos para el dolor, la depresión y el tratamiento del cáncer cerebral.

Los trastornos relacionados con los opioides, como el dolor intenso, se tratan principalmente con medicamentos que actúan sobre el sistema opioide. Los medicamentos recetados opioides contra el dolor, incluida la morfina, la oxicodona y el fentanilo, funcionan atacando y activando los receptores opioides, evitando que se transmita el "mensaje de dolor" natural, alterando la percepción del dolor y, en consecuencia, produciendo efectos analgésicos. A pesar de su efectividad, el uso de estos analgésicos con frecuencia conduce a varios efectos secundarios, como la tolerancia, la dependencia y los trastornos respiratorios. Por lo tanto, existe una necesidad urgente de encontrar nuevos medios para modular el sistema de opioides mediante el uso de medicamentos con nuevos mecanismos de acción y complicaciones reducidas, particularmente dada la actual crisis de salud pública, conocida como la "crisis de opioides", vinculada al creciente abuso de y adicción a los opioides sintéticos.

En este contexto, el equipo de investigación de LIH dirigido por el Dr. Chevigné desarrolló y patentó una nueva molécula, LIH383, que tiene el efecto general de aumentar la disponibilidad de péptidos opioides que se unen a los receptores opioides clásicos en el cerebro.

Específicamente, LIH383 funciona atacando y bloqueando el receptor de quimiocinas atípico ACKR3, que los investigadores de LIH habían demostrado que era un nuevo receptor de opioides con propiedades reguladoras negativas. Los científicos demostraron que ACKR3 posee una gran afinidad por una variedad de opioides, a saber, los que pertenecen a las familias de encefalina, nociceptina y dinorfina. Sin embargo, la interacción entre ACKR3 y estos opioides no genera los típicos "mensajes" de alivio del dolor o tranquilizantes que surgen cuando los opioides se unen a los llamados receptores de opioides "clásicos".

Estos resultados abren opciones alternativas para el tratamiento del dolor crónico, el estrés, la ansiedad y la depresión, pero también para la terapia contra el cáncer. De hecho, aparte de su función recientemente descrita como receptor de opioides, ACKR3 se conocía originalmente como un receptor de quimiocinas por su capacidad de unirse también a las quimiocinas, pequeñas proteínas secretadas por las células inmunes que median las respuestas inmunes pero que también han demostrado estar involucradas. en iniciación tumoral y metástasis.

Específicamente, ACKR3 se expresa abundantemente en tumores como el glioblastoma, un tipo de cáncer cerebral muy agresivo, y el cáncer de mama, y ​​su presencia se correlaciona con un mayor crecimiento tumoral, metástasis, resistencia a la quimioterapia y mal pronóstico. "Como un modulador ACKR3 que interactúa e 'interfiere' con ACKR3, LIH383 también es prometedor para el tratamiento de cánceres metastásicos, aprovechando nuestro notable descubrimiento de la actividad dual de 'eliminación' de quimiocinas-opioides de este receptor", subraya el Dr. Chevigné . "Esperamos que LIH383 actúe como un precursor para el desarrollo de una nueva clase de medicamentos contra el dolor y la depresión, ofreciendo así una estrategia terapéutica innovadora y original para enfrentar la crisis de opioides", agrega.

El estudio se realizó en estrecha colaboración con socios nacionales e internacionales, e involucró al Departamento de Infección e Inmunidad de LIH, la unidad de Medicina Translacional Transversal de LIH, el Centro de Luxemburgo para Biomedicina de Sistemas (LCSB) en la Universidad de Luxemburgo, el Departamento de Ciencias de la Vida y Medicina de la Universidad de Luxe


Hasta siempre: Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)

(*)= https://scitechdaily.com/new-molecule-offers-renewed-hope-for-treatment-of-pain-anxiety-stress-and-depression/

martes, 26 de mayo de 2020

El virus se puede contagiar a través del agua de piscina o del mar

¿Hay datos específicos de profesionales médicos que indiquen que el virus COVID-19 no se transmite a través del agua de la piscina?

La respuesta corta es no. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, no hay evidencia de que el coronavirus se pueda propagar a través del agua en piscinas, jacuzzis o áreas de juego con agua.




"La operación y el mantenimiento adecuados (incluida la desinfección con cloro y bromo) de estas instalaciones deberían inactivar el virus en el agua", según los CDC.

Sin embargo, la propagación en las instalaciones de la piscina es posible, por lo que los CDC recomiendan que los propietarios, operadores e invitados tomen medidas tanto dentro como fuera de la piscina para garantizar la salud y la seguridad de todas las personas a su alrededor.



Esto incluye:
Seguir las pautas locales y estatales que pueden determinar cuándo y cómo pueden operar las instalaciones de agua recreativa
Proteger el distanciamiento social y la buena higiene de las manos.
Usar máscaras (cuando sea posible)
Limpiar y desinfectar las instalaciones regularmente.


Si bien las actividades aparentemente mundanas, como asistir a servicios religiosos, cortarse el pelo y cenar en su restaurante favorito, son de alto riesgo de contraer COVID-19, nadar durante el coronavirus parece ser relativamente seguro. (*)

Los expertos informan que el virus no vive en el agua de la piscina. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, "No hay evidencia de que COVID-19 pueda transmitirse mediante el uso de piscinas o jacuzzis".



¿El cloro mata el coronavirus?

El agua clorada de la piscina es fatal para el microbio o virus. "La cantidad promedio de cloro en una piscina va a matar el virus", dijo Roberta Lavin, profesora de medicina en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Tennessee.


¿El agua salada mata el coronavirus?

Del mismo modo, los científicos informan que es poco probable que el coronavirus prospere en el agua del océano. Prefiere la saliva humana. Y aunque el agua dulce puede no matar este virus, la probabilidad de infectarse en un lago es remota. "Probablemente tendrías que beber todo el lago para obtener una dosis infecciosa del coronavirus", dijo a Los Angeles Times Paula Cannon, profesora de microbiología molecular e inmunología de la Escuela de Medicina Keck de la USC. "El efecto de dilución es tan enorme".


¿Qué hay de tomar el sol?

Es posible que el coronavirus no pueda nadar, pero es más que experto en descansar. Por esa razón, es importante asegurarse de que las superficies de las sillas de playa, toboganes y pasamanos se desinfecten de forma rutinaria.

Nadar, beber y socializar en las proximidades de los compañeros de juerga se considera francamente peligroso.
También es tentador obtener gafas de un amigo o familiar. Todos lo hemos hecho. Pero este es el verano cuando necesitas comprar el tuyo. Los CDC están "desanimando a las personas a compartir elementos que son difíciles de desinfectar o que deben entrar en contacto con la cara". Los clips para la nariz y los tubos de respiración también califican como equipo para un solo usuario.



¿Cuándo puedes quitarte la máscara?

Todos estamos cansados ​​de usar máscaras, pero tememos el embrollo social que viene con mostrar nuestras caras. Buenas noticias para los nadadores: los CDC recomiendan que no se debe usar una máscara en el agua. "Las cubiertas de tela para la cara", advierte el centro, "pueden ser difíciles de respirar cuando están mojadas". Y eso puede ser tan mortal como una dosis de COVID-19.


Hasta siempre.
Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)


Fuente usada: (*) 
https://nypost.com/2020/05/25/pools-oceans-and-lakes-can-coronavirus-spread-in-water/

jueves, 7 de mayo de 2020

El impacto negativo de la pandemia en la salud mental de las personas

Los trabajadores de primera linea como médicos, enfermeras, asistentes o personal auxiliar diverso que trabaja en hospitales han sido los mas expuestos , por su trabajo de atender a los enfermos. Asimismo han sido testigos directos del sufrimiento y/o muerte de muchos pacientes con el coronavirus (covid-19). 
Por ello, dichas experiencias han dejado secuelas o trastornos psicológicos en algunos de ellos. Incluso han habido casos extremos de suicidios de algunos doctores (1) o personal medico.

Abajo hago una síntesis de interesantes artículos y estudios sobre este tema proveniente de fuentes diversas: Reino unido, México y España. Al final están los enlaces usados.

Empecemos por el NHS (sistema nacional de salud británico): (2)
El Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido se encuentra en medio del capítulo más desafiante de su historia. El servicio de salud, junto con sus homólogos internacionales, está lidiando con los efectos de la pandemia de coronavirus en la salud del público. Más de 26,000 personas han perdido la vida por el virus en el Reino Unido, incluidos más de 100 empleados del NHS. Si bien la atención se ha centrado en la provisión de equipos de protección personal (EPP) y en la rápida expansión de la capacidad de camas en el NHS para satisfacer posibles necesidades futuras, la salud mental y el bienestar emocional de los médicos ha sido algo de último momento. Yo diría que las vulnerabilidades del personal del NHS van más allá de la amenaza de salud física del virus.


Según la encuesta más reciente del personal del NHS publicada el año pasado, el 40% de los encuestados dijo que se sentía estresado en el trabajo. Aunque la encuesta no profundizó en la exploración de otros problemas de salud mental, el Health Service Journal informó que se habían perdido aproximadamente 348,028 días hábiles debido al estrés, la ansiedad y la depresión. El ambiente de trabajo en el NHS hoy se ve muy diferente a como era antes de que el brote de coronavirus fuera declarado una pandemia. Ha habido un fuerte aumento en la demanda del servicio de salud, los profesionales de la salud tienen que trabajar en PPE por largos períodos de tiempo, y el número de pacientes que mueren también está en aumento. Todos estos factores contribuyen a la mala salud mental entre los médicos.


La noción de "NHS Heroes" es una moneda de doble cara cuando se trata de la salud mental del personal clínico. Por un lado, el hecho de que la admiración pública por el NHS y los que trabajan en la organización solo ha crecido desde el inicio de la pandemia es extremadamente positivo para la moral. Sin embargo, esta noción de heroísmo también coloca a los médicos en un pedestal. Yo diría que el encuadre de médicos y enfermeras como tal solo aumenta la presión para continuar trabajando, a pesar de sentirse fatigado física y emocionalmente. Como consecuencia, el personal clínico puede sentirse incapaz de pedir apoyo a sus colegas o su red de apoyo fuera del trabajo. Esto ejerce una presión indebida sobre ellos para que a veces continúen trabajando en detrimento de su salud mental. Creo que es importante que este concepto de que el personal del NHS sea heroico no impida su capacidad de cuidar su propia salud mental y bienestar emocional.

Las medidas de distanciamiento social también están pasando factura. Cosas como visitar a familiares y amigos, ansiar las vacaciones o simplemente salir a comer a su restaurante favorito ahora se sienten como recuerdos lejanos. Trabajar en el NHS nunca ha sido fácil, especialmente en los últimos años con una población que envejece con necesidades de salud cada vez más complejas. Sin embargo, la pandemia de coronavirus no solo se ha sumado a los desafíos de trabajar en el sector de la salud, sino que también ha cerrado muchas vías de apoyo y liberación emocional. No tener planes que esperar mientras realiza un trabajo que es un desafío tanto físico como emocional sin duda tendrá un impacto a largo plazo en las tasas de agotamiento, rotación de personal y tasas de vacantes.


No creo que haya formas fáciles de superar los obstáculos que enfrentan los profesionales de la salud en el NHS y en los sistemas de salud en todo el mundo. Establecer servicios específicos de apoyo de salud mental para el personal del NHS es un comienzo, pero este no es un concepto nuevo. Las actividades en el lugar de trabajo que promueven una salud mental positiva también podrían ser una oportunidad para que el personal de primera línea se tome un tiempo lejos de sus entornos laborales estresantes. Del mismo modo, capacitar al personal para cuidar su bienestar emocional fuera del lugar de trabajo al educarlos sobre técnicas como la atención plena o la meditación podría ayudar a combatir los efectos del distanciamiento social. Pero creo que, en última instancia, debe haber una conversación más amplia sobre la salud mental entre los profesionales de la salud durante esta pandemia, que debe ser instigada por los líderes del gobierno y los empleadores del NHS.


El enfoque del gobierno del Reino Unido durante la pandemia de coronavirus ha sido la provisión de recursos físicos, como EPP y ventiladores. Estos son relativamente fáciles de implementar y explicar al público, porque hay un valor numérico asociado a estas intervenciones. Sin embargo, la promoción y mejora del bienestar emocional del personal del NHS es un poco más abstracta y no tan directa. Dicho esto, esto no debería hacer que la salud mental del personal del NHS sea menos importante que su bienestar físico. Sí, este virus ha matado trágicamente a muchos empleados de primera línea, pero el costo de salud mental de esta pandemia aún no se conoce. Sin embargo, lo que está claro es que si el discurso sobre las condiciones de trabajo y el bienestar no se abre para incluir los impactos en la salud mental de la pandemia de coronavirus, la fuerza laboral del NHS sufrirá a largo plazo.


El COVID-19 es oficialmente una pandemia. Una enfermedad infecciosa nueva que puede presentar manifestaciones clínicas graves, incluyendo la muerte, presente ya en 124 países. Su causa es el virus de SARS-CoV-2 y se originó en diciembre del 2019 en la Ciudad China de Wuhan, provincia de Hubei.



El impacto psicológico del COVID-19 y sus cifras sobre la población es evidente, pero conviene enfatizar que una amplia mayoría de las personas no sufrirán trastornos mentales a causa de ello. No obstante, un porcentaje significativo, experimentara reacciones intensas, principalmente en forma de miedo al contagio, por la prolongación de la cuarentena, la pérdida de seres queridos o la crisis económica.
La cuarentena suele ser una experiencia desagradable para quienes la padecen: separación de seres queridos, pérdida de libertad, incertidumbre sobre el estado de la epidemia y aburrimiento, son algunas de las consecuencias que, en ocasiones, pueden conllevar a efectos dramáticos. (3)


Entre las personas que han sido puestas en cuarentena, hay una alta prevalencia de síntomas de angustia y problemas psicológicos. Algunos de los signos y síntomas que se pueden presentar son trastornos emocionales, depresión, ansiedad, estrés, bajo estado de ánimo, insomnio, síntomas de estrés postraumático, irritabilidad, ira y agotamiento emocional.

Las personas que se encuentran en cuarentena por haber estado en contacto cercano con un caso confirmado, expresan sentimientos negativos durante el periodo de cuarentena como: temor, nerviosismo, tristeza y culpabilidad.


Estás son algunas medidas que te ayudaran a reducir el estrés y cuidar tu salud mental:
  • Mantener tu rutina normal. Mantener un horario regular es importante para tu salud mental. Además de mantener una rutina regular para el momento de irte a la cama, ten horarios consistentes para las comidas, bañarte y vestirte, horarios de trabajo, de estudio y de ejercicio. También toma algún tiempo para actividades que disfrutes. Este procedimiento puede hacerte sentir que tienes más control.
  • Limita tu exposición a los medios de comunicación. Las noticias constantes del COVID-19 en todos los tipos de medios de comunicación quizás contribuyan al miedo sobre esta enfermedad. También limita el uso de los medios sociales que puedan exponerte a rumores e información falsa. Limita leer escuchar y mirar otras noticias, pero infórmate frecuentemente sobre las recomendaciones nacionales y locales. Busca fuentes de información fiables, como la OMS.
  • Mantente ocupado. Una distracción puede alejarte del ciclo de pensamientos negativos que alimentan la ansiedad y la depresión. Disfruta de pasatiempos que puedas hacer en casa, identifica un nuevo proyecto u organiza ese armario como te prometiste hacer algún día. Hacer algo positivo para controlar la ansiedad es una estrategia sana de afrontamiento.
  • Concéntrate en los pensamientos positivos. Elige enfocarte en las cosas positivas en tu vida en lugar de hacerlo en que mal te sientes. 
  • Usa tus valores morales o tu vida espiritual como apoyo. Si tus creencias te dan fuerza, pueden brindarte consuelo en momentos difíciles.
  • Establece prioridades. No te abrumes creando una lista de cosas que te cambiaran la vida y que quieres lograr mientras estás quedándote en casa, Fija metas razonables todos los días y has un esquema de los pasos para lograrlas. Reconoce tus logros en cada paso en la dirección correcta sin importar que pequeños sean. Y acepta que algunos días serán mejor que otros.
  • Forma conexiones. Encuentra un tiempo cada día para hacer conexiones virtuales por email, textos, teléfono, Face Time o aplicaciones similares. Si estás trabajando desde casa, pregúntales a tus colegas cómo están y comparte consejos para afrontamiento. Disfruta haciendo socialización virtual, pero sobre todo aprovecha el tiempo para socializar con los que viven en casa.
  • Haz algo por los demás. Encuentra un propósito ayudando a la gente que te rodea. Por ejemplo, envía mensaje o llama para ver cómo están tus amigos, familiares y vecinos, especialmente los que son adultos mayores. Si sabes de alguien que no puede salir pregúntale si necesita algo, como por ejemplo cosas de la tienda o que le traigan un medicamento de la farmacia.

Las medidas que se mencionan anteriormente sólo son algunas, pero puede ser de utilidad difundirlas para apoyar a las personas que están pasando por momentos difíciles en este aislamiento social. El impacto que estamos observando en la salud mental es muy importante en la actualidad, sin embargo, las consecuencias seguramente serán mayores al terminar la cuarentena.


El brote de epidemia por coronavirus COVID-19/SARS-CoV-2 ha provocado que muchos países pidan a las personas que han estado en contacto con la infección se aíslen en su hogar, bajo vigilancia domiciliaria. Asimismo, la rápida expansión de la epidemia ha supuesto que ciudades enteras hayan sido puestas bajo cuarentena masiva.

En España, concretamente, dado el incremento significativo de casos, el Gobierno ha decretado recientemente el estado de alarma, consistente en el cierre de establecimientos y el confinamiento de los ciudadanos y las ciudadanas durante un período -prorrogable- de 15 días, con el fin de frenar la evolución de la epidemia. (4)

A este respecto, tal y como señala un estudio llevado a cabo por investigadores de Reino Unido y recién publicado en la revista The Lancet, las decisiones sobre cómo aplicar la cuarentena deben basarse en la mejor evidencia disponible.

Como bien indican los autores del estudio, la cuarentena suele ser una experiencia desagradable para quienes la padecen: separación de los seres queridos, pérdida de libertad, incertidumbre sobre el estado de la epidemia y aburrimiento, son algunas de las consecuencias que, en ocasiones, pueden conllevar efectos dramáticos. Por ello, consideran crucial sopesar cuidadosamente los beneficios potenciales de la cuarentena masiva obligatoria frente a los posibles costes psicológicos, afirmando que el uso exitoso de la cuarentena como medida de salud pública “requiere que reduzcamos, en la medida de lo posible, los efectos negativos asociados con ella”.




A continuación, recogemos los principales resultados del estudio: (4)

Los datos muestran que la cuarentena es el factor más predictivo de los síntomas del trastorno por estrés agudo. Las personas en cuarentena son significativamente más propensas a informar de agotamiento, desapego, ansiedad al tratar con pacientes contagiados, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral y rechazo al trabajo o consideración de renuncia.

Entre las personas que han sido puestas en cuarentena, hay una alta prevalencia de síntomas de angustia y problemas psicológicos. Los estudios informan sobre síntomas psicológicos generales, trastornos emocionales, depresión, ansiedad, estrés, bajo estado de ánimo, insomnio, síntomas de estrés postraumático, irritabilidad, ira y agotamiento emocional. El bajo estado de ánimo y la irritabilidad destacan por tener una elevada prevalencia.

Aquellos/as que se encuentran en cuarentena por haber estado en contacto cercano con un caso confirmado, expresan sentimientos negativos durante el período de cuarentena: temor, nerviosismo, tristeza y culpabilidad. Son pocos/as los que informan de sentimientos positivos: un bajo porcentaje habla de sentimientos de felicidad y de alivio.

Con respecto a las familias, los padres reportan síntomas suficientes para garantizar el diagnóstico de un problema de salud mental relacionado con el trauma, y los/as niños/as presentan puntuaciones medias de estrés postraumático cuatro veces más elevadas, en comparación con aquellos/as que no han estado en cuarentena.

El efecto de estar en cuarentena es un predictor de síntomas de estrés postraumático y de depresión en empleados y empleadas de hospital, incluso 3 años después.

Tener antecedentes de problemas de salud mental se asocia con ansiedad e irritabilidad, hasta 4-6 meses después de la liberación de la cuarentena. Después de este período, muchas personas continúan participando en conductas de evitación: evitar a las personas que tosen o estornudan, rehuir los lugares cerrados e incluso los espacios públicos en las semanas posteriores a la cuarentena, etc.; en el caso de los/as trabajadores/as de la salud, minimizando el contacto directo con pacientes e incluso faltando al trabajo. Algunos describen cambios de comportamiento a largo plazo tras el período de cuarentena, como el lavado de manos constante y la evitación de multitudes, retrasándose en algunos casos, durante varios meses, el regreso a la normalidad.

Los/as trabajadores/as de la salud que han sido puestos en cuarentena presentan síntomas más graves de estrés postraumático que el resto de la sociedad general y sienten una mayor estigmatización, exhiben más conductas de evitación después de la cuarentena, informan de una mayor pérdida de ingresos y están más afectados psicológicamente: presentan más sentimientos de enfado, molestia, miedo, frustración, culpa, impotencia, aislamiento, soledad, nerviosismo, tristeza, preocupación, y se sienten menos felices. También en este colectivo la probabilidad de pensar que están contagiados y que pueden propagar el virus a otros/as es mayor.



Estresores durante la cuarentena:
  • Miedo a la infección: las personas en cuarentena revelan que sienten temor sobre su propia salud o ante la posibilidad de contagiar a otras personas, especialmente a miembros de la familia. Asimismo, existe preocupación al experimentar cualquier síntoma físico potencialmente relacionado con la epidemia. Esta preocupación es mayor en mujeres embarazadas y aquellas personas con niños pequeños.
  • Frustración y aburrimiento: el confinamiento, la pérdida de la rutina habitual y el contacto social y físico reducido con los demás, conllevan con frecuencia aburrimiento, frustración y una sensación de aislamiento del resto del mundo, lo que es angustiante para las personas en cuarentena. Esta frustración se exacerba al no poder llevar a cabo actividades cotidianas habituales, como comprar las necesidades básicas o no poder participar en actividades de redes sociales por teléfono o internet.
  • Tener suministros básicos inadecuados (comida, agua, ropa, etc.) durante la cuarentena es una fuente de frustración y se asocia con ansiedad y enfado hasta 4–6 meses después del período de cuarentena. No poder recibir atención médica regular y las prescripciones médicas también parecen ser un problema para algunas personas en esta situación.
  • Información inadecuada: muchas personas afirman que la información por parte de las autoridades de salud pública es escasa, contradictoria y supone un factor estresante, al ofrecer insuficientes pautas sobre los pasos a seguir y crear confusión sobre el propósito de la cuarentena.
  • Esta confusión percibida proviene de las diferencias en el estilo, el enfoque y el contenido de varios mensajes de salud pública, debido a la falta de coordinación entre las múltiples jurisdicciones y niveles de Gobierno involucrados. La falta de claridad sobre los diferentes niveles de riesgo, concretamente, lleva a las personas a temer lo peor. Igualmente, se informa de una percepción de falta de transparencia por parte de los funcionarios de salud y del Gobierno sobre la gravedad de la pandemia, quizás relacionado con la ausencia de pautas claras o justificación.

Estresores tras la cuarentena:
  • La pérdida financiera puede ser un problema durante la cuarentena, ya que las personas no pueden trabajar y tienen que interrumpir su actividad profesional sin una planificación previa; los efectos parecen ser duraderos: las pérdidas económicas como resultado de la cuarentena crean una grave angustia socioeconómica y es un factor de riesgo de problemas psicológicos y de ira y ansiedad, varios meses después de la cuarentena.
  • La educación general sobre la epidemia y la justificación de la información sobre la cuarentena y la salud pública puede ser beneficiosa para reducir la estigmatización, mientras que una información más detallada dirigida a las escuelas y los lugares de trabajo también puede ser útil. Es posible que las noticias divulgadas a través de los medios contribuyan a estigmatizar las actitudes del público en general; los medios de comunicación ejercen una poderosa influencia en las actitudes de la sociedad y está demostrado que la propaganda del miedo también contribuye al estigma. En este punto, los autores destacan la necesidad de que los funcionarios de salud pública brinden información rápida y clara a toda la población afectada, para promover una comprensión precisa de la situación.

¿Qué puede hacerse para mitigar las consecuencias de la cuarentena?

  • Mantener el período tan corto como sea posible: Una mayor duración en el período de cuarentena se asocia con peores resultados psicológicos, dado que los factores estresantes informados por las personas durante este tipo de situaciones pueden tener un mayor efecto cuanto más tiempo se experimenten. Restringir la duración de la cuarentena a lo que es científicamente razonable (teniendo en cuenta los períodos de incubación), y no adoptar un enfoque excesivamente preventivo para esto, minimizaría el impacto negativo en las personas. 
  • Brindar a las personas toda la información disponible. Debería ser una prioridad garantizar que quienes están en cuarentena comprendan bien el problema en cuestión y los motivos por los que se establece un período de cuarentena.
  • Los funcionarios también deberían garantizar que los hogares en cuarentena tengan suficientes suministros para sus necesidades básicas y, lo que es más importante, estos tendrían que proporcionarse lo más rápido posible. 
  • El aburrimiento y el aislamiento causarán angustia; se debe informar a las personas que están en cuarentena sobre lo que pueden hacer para evitar el aburrimiento y ofrecerles consejos prácticos sobre técnicas de control y manejo del estrés. Tener un teléfono móvil que funcione, ahora es una necesidad, no un lujo. Estar conectado a las redes sociales es clave, y la imposibilidad de hacerlo se asocia con ansiedad, tanto a corto como a largo plazo. A modo de sugerencia, contar con una línea de asistencia telefónica, atendida por profesionales de la salud mental, específicamente para aquellos/as en cuarentena podría ser eficaz, al ofrecerles una red social.
  • El poder comunicarse con la familia y los/as amigos/as también es esencial: las redes sociales pueden desempeñar un papel importante en la comunicación con aquellos/as que se encuentran lejos, permitiendo que las personas en cuarentena actualicen a sus seres queridos sobre su situación y les aseguren que están bien. Por lo tanto, el estudio recuerda que contar durante la cuarentena con teléfonos móviles, cables y enchufes para cargar dispositivos y redes WiFi con acceso a Internet para permitir la comunicación directa con los seres queridos podría reducir la sensación de aislamiento, estrés y pánico.

Los autores concluyen poniendo de relieve que, si bien el impacto psicológico de la cuarentena es amplio, sustancial y puede ser duradero, los efectos psicológicos de no aplicarla y permitir que la epidemia se propague, podrían ser aún peores.



Hasta siempre.

Carlos Tigre sin Tiempo (C.V.P.)


Fuentes usadas:

(1)= https://www.msn.com/es-us/noticias/otras/el-suicidio-de-una-doctora-de-urgencias-aumenta-la-preocupaci%c3%b3n-por-la-salud-mental-de-los-m%c3%a9dicos-en-primera-l%c3%adnea-contra-el-coronavirus/ar-BB13nH67

(2)= https://www.euronews.com/2020/05/05/the-negative-impact-of-the-pandemic-on-mental-health-of-nhs-staff-is-being-ignored-view

(3)=https://www.psicoedu.org/consecuencias-en-la-salud-mental-durante-el-aislamiento-por-la-pandemia-de-covid-19/?v=55f82ff37b55

(4)="El impacto psicológico de la cuarentena y cómo reducirlo", según un estudio de consejo general  de la Psicología de España.
Fuente: Brooks, S.K., Webster, R.K., Smith, L.E., Woodland, L., Wessely, S., Greenberg, N., Rubin, G.J. (2020). The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapide review of the evidence. The Lancet, 395, pp. 912-20.